Taller de mentalización

Para Peter Fonagy la mentalización es la capacidad de interpretar el comportamiento propio o el de otros a través de la atribución de estados mentales, y desde el centro hemos visto cómo se trabaja este concepto con el fin de mejorar la vida de las personas que a el acuden a diario.

El taller de mentalización es una de las piezas clave del tratamiento en el CRPU, puesto que busca a través de la terapia la mejora de las interacciones entre los usuarios, entre los usuarios y el resto de la sociedad y por último y más importante la comprensión propia, algo clave para todo el mundo a la hora de progresar como personas. A lo largo de las sesiones se trabaja con el fin de cambiar aquellas interpretaciones mentales que pueden resultar perjudiciales, transformándolas en otras más adaptativas con el fin de que los usuarios sean capaces de tener una visión más realista tanto del entorno que les rodea como de sus propios actos.

El aumento de esta capacidad reflexiva, a través de una mayor capacidad de mentalización, será una garantía de mejora en la evolución del trastorno, lo que influirá de manera importante en la manera que los usuarios ven el mundo y su calidad de vida, además les ayudará a la hora de progresar, ser parte activa y avanzar en el resto de talleres que se imparten en el centro, lo cual revertirá de manera muy significativa en el diagnóstico.

Por último, añadir que a nosotros como personal en prácticas esta metodología y el hecho de trabajar con este concepto nos ha enriquecido mucho como futuros profesionales, además esperamos que sea una herramienta más de cara a ayudar a otras personas con diferentes problemas o necesidades.


                                                         MITOLOGÍA EN TORNO AL TLP

El desconocimiento del trastorno límite de la personalidad o TLP, o de muchos otros trastornos suele crear en la población una serie de falsas creencias o mitos, que intentaré aclarar a continuación y cazar a esa “ballena blanca” que atormenta a los que sufren este trastorno. 

Las personas con TLP son peligrosas. Esto es algo muy extendido, pero totalmente falso, si bien es cierto que muchas veces no pueden gestionar correctamente sus emociones y pueden mostrarlas de forma muy intensa, eso no significa que sean peligrosos para el resto, sino al contrario, pueden hacerse daño a ellos mismos.

Si se autolesionan, es que están llamando la atención. Esta afirmación no es correcta, al menos en la mayoría de las ocasiones; lo que buscan con estas lesiones es una manera de afrontar situaciones difíciles o controlar ciertas emociones que les superan; es solo una mala estrategia de afrontamiento.

El TLP es intratable. Esta afirmación pudo ser cierta hace muchos años cuando era un trastorno desconocido, pero actualmente existen varios tratamientos terapéuticos que ayudan a crear diferentes estrategias de afrontamiento sanas con las que la persona puede llevar una vida normal.

El TLP es un trastorno raro. No es un trastorno raro ya que según diversas estimaciones lo padecen alrededor de un 2% de la población.

Su rareza es algo que yo mismo daba por hecho al igual que alguno de los mitos que he mencionado anteriormente, pero mi estancia en Fundipp me ha ayudado a desmitificar estas ideas y comprender que el TLP es algo que merece más atención y conocimiento del que tiene actualmente. Trabajar con los usuarios del centro me ha hecho aprender mucho sobre el trastorno y me ha ayudado a crecer como psicólogo; cuando llegué no sabía que me iba a encontrar, estaba nervioso, pero todos los usuarios han sido muy amables conmigo y quiero agradecerles, y a la vez animarles, ya que tienen a grandes profesionales a su lado.

Turno de palabra para el TLP

         Como en el caso de cualquier otro trastorno psicológico, podemos encontrar diversidad de libros y textos que tratan y difunden información sobre el Trastorno límite de la personalidad. Fácilmente podemos convertirnos en “expertos” del tema, conociendo cada característica y condición que acompaña al TLP. Sin embargo, no es tan fácil acceder a personas que viven con este diagnóstico y que nos cuenten su experiencia directa con el trastorno. Son estas vivencias las que no vamos a encontrar en manuales diagnósticos o artículos científicos.
            A pesar de las dificultades que puede implicar para una persona contar su historia y para las demás entenderla, la función de este blog es precisamente esa: ser un medio de información a la vez que un método terapéutico. En él, los usuarios del Centro de Rehabilitación Psicosocial Universidad (CRPU) comparten algunas de las actividades que llevan a cabo en el centro, pero también sus reflexiones o poemas y relatos que crean. También en el blog “Soy como tú” se tratan temáticas que los usuarios, a su vez, están tratando en el centro, como la psicoeducación o la mentalización. De esta manera, no solo escriben e informan sobre lo que son y lo que implican estos conceptos, sino que los repasan y los llevan a la práctica. Como dijo Confucio: “Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí”.
            Debo de añadir que, desde mi papel de alumna de prácticas en esta organización, yo también he aprendido muchísimo más sobre los trastornos de personalidad y la psicología en general tras haber compartido mi tiempo con cada una de las personasque conforman el CRPUque en ninguna clase teórica o libro que haya podido leer. A pesar de lo enigmático que puede parecer este trastorno desde lejos, cuando te acercas te das cuenta de que son personas normales con su vida, y me siento orgullosa de haber formado parte de una minúscula porción de ella.
          
                    Así que, como en todo, siempre es importante conocer la versión de las dos partes, y aquí es el turno de palabra para el TLP.


Fotografias de un usuario



                                 "Yo creo en la suerte y me he dado cuenta que contra más
                                                      trabajo mas suerte tengo"
                                                               Thomas Jefferson.

Prácticas en el CRPU


Mi nombre es Gema Gandarillas. Soy alumna de 4º curso de Psicología en la UNED. Durante mi período de prácticas en el Centro de Rehabilitación Psicosocial “Universidad” (CRPU) he podido observar cómo el Centro se adapta de forma adecuada a las necesidades de las personas con Trastorno Límite de la Personalidad (TLP).

El TLP es un trastorno complejo y heterogéneo caracterizado por un patrón de inestabilidad afectiva e interpersonal; además de por dificultades en el control de impulsos. Las principales necesidades de estas personas radican primordialmente en gestionar y controlar sus emociones e impulsos, así como conocer sus estados mentales y el de los demás, para desarrollar y mantener unas relaciones interpersonales más funcionales, que les conduzca a contar con una red de apoyo adecuada.

En el CRPU estas necesidades son cubiertas a través de las psicoterapias individuales, los talleres grupales y los grupos de familia. Se trata de una intervención interdisciplinar, holística y biopsicosocial en la que se hace hincapié en la integración social del usuario/a.

En el Centro se imparten diversos talleres grupales por profesionales expertos desde un modelo Cognitivo Analítico, donde la Mentalización y el Mindfulness juegan un papel muy importante para los objetivos que se pretenden, entre los que cabe destacar: proporcionar a los/as usuarios/as estrategias para hacer frente a sus dificultades y que puedan interiorizar e integrar en su repertorio de habilidades.

En el CRPU se pretende la integración del individuo en la comunidad. Para ello, terapeuta y usuario/a establecen un proyecto vital ajustado a las necesidades y preferencias del individuo para lograr la mayor normalización posible de la vida de éste. En todo este proceso, el usuario/a tiene un papel activo en el establecimiento de objetivos y en la toma de decisiones.

A nivel grupal, los/as usuarios/as del CRPU cuentan con un espacio donde compartir sus vivencias y emociones, y donde son comprendidos y no juzgados. En el grupo establecen unos vínculos de cohesión que fomentan su sociabilización.

Resumiendo, en el CRPU se trata a la persona con TLP desde una visión global, abarcando todas las áreas de su vida (física, psicológica y social) para que logre una estabilidad y calidad de vida aceptable y lo más normalizada posible en su contexto comunitario.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails